UNIDAD DE ÚLTIMAS TÉCNICAS DE CIRUGÍA VASCULAR

La especialidad en Angiología y Cirugía Vascular está dedicada al estudio, diagnóstico y tratamiento de todas las enfermedades de nuestro sistema circulatorio, tanto venoso como arterial.

Además de las enfermedades de las venas, como son las varices, existen un gran número de afecciones que pueden llegar a ser muy graves, produciendo incluso la muerte.

Del tratamiento de estas patologías y de su diagnóstico se encarga la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular.

LA IMPORTANCIA DE UN CHEQUEO VASCULAR

ARTERIOSCLEROSIS, LA ENFERMEDAD QUE NO DUELE

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en nuestro país, y en concreto por encima de los 60 años. Los Infartos cerebrales, los aneurismas, o la claudicación intermitente son las principales manifestaciones del daño del sistema circulatorio que puede generar importantes complicaciones como la hemiplejia o incluso llegar a causar la muerte.

Los diferentes hábitos y enfermedades, como los niveles altos de colesterol o triglicéridos, el tabaco, la obesidad o la Diabetes, poco a poco dañan nuestro sistema circulatorio impidiendo el paso de la sangre a los diferentes órganos.

Se trata de enfermedades que no producen ningún dolor ni manifestación clínica, por lo que la única manera de diagnosticarlas y prevenir sus graves complicaciones, es acudir a un médico especialista en Angiología y Cirugía Vascular para que pueda realizar un diagnóstico precoz.

La valoración se realiza en consulta, mediante una simple exploración clínica y auscultación. Además realizaremos una ECOGRAFIA VASCULAR para poder ver el estado de las arterias Carótidas, que llevan la sangre al cerebro y son causa de infartos cerebrales, o el estudio de la Arteria Aorta, en muchas ocasiones afectada por dilataciones llamadas aneurismas, que deben repararse antes de llegar a la rotura.

Es aconsejable acudir al especialista para realizar este estudio en todos los pacientes varones mayores de 60 años, y sobre todo en las personas (tanto hombres como mujeres), fumadores , con Diabetes Mellitus o niveles altos de colesterol.

ULCERAS VASCULARES

Las ulceras de las extremidades inferiores son una enfermedad que se produce por la mala circulación, tanto a nivel de las venas como en ocasiones de las arterias, así como otras afecciones como la diabetes, o la Hipertensión arterial .

Independientemente de establecer un adecuado diagnóstico y tratamiento de la enfermedad que la desencadena, es necesario establecer una cura de la herida para facilitar su cicatrización, eliminando el dolor y las molestias que producen , en el menor tiempo.

Los especialistas en Angiología y Cirugía Vascular somos los encargados de tratar estas lesiones. Se disponen de múltiples tipos de curas en dependencia de la causa que la desencadena

En la actualidad, en la Unidad de Ultimas Técnicas de Cirugía Vascular disponemos de los tratamientos mediante Plasma rico en factores de crecimiento derivado de Plaquetas.

Estos tratamientos consiguen acelerar la curación de las ulceras, y disminuir el dolor en las primeras curas.

TRATAMIENTO DE ULCERAS VASCULARES CON PLASMA RICO EN FACTORES DE CRECIEMIENTO

Las ulceras de las extremidades inferiores son una enfermedad que se produce por la mala circulación, tanto a nivel de las venas como en ocasiones de las arterias, así como otras afecciones como la diabetes, o la Hipertensión arterial .

Independientemente de establecer un adecuado diagnóstico y tratamiento de la enfermedad que la desencadena, es necesario establecer una cura de la herida para facilitar su cicatrización, eliminando el dolor y las molestias que producen , en el menor tiempo.

Los especialistas en Angiología y Cirugía Vascular somos los encargados de tratar estas lesiones. Se disponen de múltiples tipos de curas en dependencia de la causa que la desencadena

En la actualidad, en la Unidad de Ultimas Técnicas de Cirugía Vascular disponemos de los tratamientos mediante Plasma rico en factores de crecimiento derivado de Plaquetas.  Estos tratamientos consiguen acelerar la curación de las ulceras, y disminuir el dolor en las primeras curas.

Para ello, y de la misma forma que se hace en otras especialidades como la cirugía Maxilofacial o traumatología, se realiza una extracción de sangre del paciente, en consulta. Esta sangre se somete a un centrifugado y tratamiento especial, obteniendo un concentrado de plaquetas, que se separan del resto de células sanguíneas. Una vez tratadas adecuadamente, se logra obtener de ellas los Factores de Crecimiento, que son los que se aplican sobre las lesiones a tratar.

Estos tratamientos se realizan en consulta y son indoloros. Pueden requerirse varias sesiones, para acelerar la cicatrización y están exentos de complicaciones importantes.

TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

La trombosis venosa es una enfermedad frecuente y grave, que consiste en la ocupación por un trombo o coágulo de una vena de las extremidades inferiores. Múltiples causas se han asociado, siendo el reposo, o los tratamientos quirúrgicos una de sus principales desencadenantes.

La gravedad de la trombosis venosa profunda viene por su asociación con la embolia pulmonar, entidad de máxima gravedad, por lo que hace fundamental el diagnostico precoz y su adecuado tratamiento con la mayor brevedad posible.20180205201447000

Un estudio exhaustivo mediante Ecografía Döppler , en manos de un especialista en Angiología y Cirugía Vascular suele ser suficiente para establecer un diagnóstico y para pautar un tratamiento, generalmente mediante Heparinas.

CLAUDICACIÓN INTERMITENTE

La claudicación intermitente, también conocida con enfermedad del “mirador de escaparate”, consiste en el dolor que se produce en las piernas al caminar escasos metros, obligándonos a parar.

Suele ser la primera manifestación de la enfermedad de las arterias (Arterioesclerosis), producida por acumulo de grasa en su interior, impidiendo la correcta circulación de la sangre.

Es fundamental el diagnóstico precoz, e instaurar un tratamiento farmacológico adecuado para frenar su avance. Si la enfermedad alcanza límites más severos, puede llegar a ocluir la totalidad de la circulación arterial de la extremidad poniendo en grave compromiso la viabilidad de la pierna.

En estas situaciones es necesario recurrir a la cirugía vascular para reestablecer una circulación apropiada, bien mediante la realización de un by pass en la pierna o mediante cateterismo con implante de stent, de la misma forma que se hace en el corazón.

(Imágenes tomadas por Gore Corporation®)

INFARTO CEREBRAL Y ENFERMEDAD DE LA CAROTIDA

La arteriosclerosis, y los niveles altos de colesterol y grasa sanguíneos, van acumulándose en el árbol circulatorio tapando las arterias.

Cuando las arterias afectadas son las arterias que llevan la sangre al cerebro, llamadas Carótidas, puede comprometer la circulación del mismo, y si en algún momento se desprende un fragmento de estas placas de colesterol, puede llegar a producir un Infarto cerebral.

La cirugía Vascular se encarga de diagnosticar precozmente esta enfermedad, ya que no duele, mediante la realización de una ecografía a nivel del cuello, que está indicada en todos los pacientes con factores de riesgo cardiovasculares como son los varones mayores de 55 años, con Diabetes mellitus, fumadores, o con antecedentes de enfermedad vascular a otros niveles. De esta manera los especialistas en Angiología y Cirugía Vascular, podemos ver de forma precoz la afectación de estas arterias, pudiendo limpiarlas mediante una cirugía, antes de que puedan producir un infarto cerebral lo que llevará a la parálisis de una extremidad (hemiplejia) o la pérdida del habla.

Además de la cirugía de la Carótida (llamada Endarterectomía), en ocasiones puede estar indicado implantar un Stent a dicho nivel, dependiendo de las características personales de cada paciente.

ANEURISMA AORTICO

Aneurisma de Aorta Abdominal y Torácica

La Aorta es la arteria principal del cuerpo, que desde el   Corazón distribuye toda nuestra sangre a los diferentes órganos y tejidos, siendo imprescindible para la vida. Diferentes causas, entre las que se encuentra la arteriosclerosis, el tabaco, enfermedades degenerativas o infecciones, pueden dañarla, haciendo que ésta pierda su capacidad elástica, dilatándose, a lo que llamamos aneurismas.

El aneurisma más frecuente se localiza en la   Aorta abdominal por debajo de las arterias renales. Afecta con más frecuencia a hombres a partir de los 55 años, sobre todo con antecedentes de riesgo cardiovascular. Su dilatación no produce ninguna sintomatología y en la mayor parte de las ocasiones se detectan de forma casual en estudios ecográficos de otras patologías.

El alto riesgo que presentan los aneurismas es su crecimiento progresivo hasta producir la rotura de la Aorta desencadenando una hemorragia mortal.

Una vez que un Aneurisma es diagnosticado, los Especialistas en Cirugía Vascular harán un seguimiento periódico, generalmente mediante Ecografía abdominalo tomografía computerizada (TC), hasta que alcance un tamaño en el que el riesgo de rotura se considere alto, donde se propondrá una cirugía reparadora, para evitar que llegue a producirse.  

La cirugía del Aneurisma Aórtico Abdominal consiste en la apertura del abdomen y la reparación de la aorta por debajo de las arterias renales, sustituyendo la arteria enferma por una prótesis vascular. Esta cirugía, en equipos expertos tiene buen resultado  a largo plazo y cifras de mortalidad menores del 2 % en pacientes sin riesgos asociados.

Las últimas tres décadas han vivido una gran revolución en los tratamiento, desde que un médico Argentino, el Dr Parodi, desarrolló un dispositivo que se podía implantar a través de un cateterismo desde las arterias femorales, llamado endoprótesis.

Las endoprótesis Aorticas, permiten la reparación de los Aneurismas de pacientes más mayores y con más enfermedades, al ser un procedimiento menos agresivo, que no requiere la apertura de la cavidad abdominal. Estas técnicas en continua evolución, requieren  ciertas condiciones anatómicas de la Aorta y del aneurisma, por lo que en ocasiones no pueden realizarse, teniendo que reparar el aneurisma mediante cirugía abierta convencional.

En otras ocasiones los aneurismas pueden afectar zonas diferentes. Desde la Aorta en su salida del corazón que requiere Cirugía Cardiaca, o afectar segmentos de la Aorta torácica, las arterias Iliacas o las arterias de las extremidades, necesitandocirugías específicas dependiendo del sector que afecten.

Una prevención adecuada, evitando los factores de riesgos cardiovasculares, y manteniendo una vida saludable son la mejor medicina para evitar la degeneración aneurismática. En casos que existan antecedentes familiares, o personas fumadoras y de riesgo cardiovascular establecido, como es la Hipertensión o el colesterol,  se debe  realizar un estudio preventivo mediante ecografía abdominal, sobre todo a partir de los 65 años.